La alimentación, clave para el organismo

Todo aquel que busque llevar una vida saludable deberá prestar especial atención y cuidado a su dieta, ya que como bien dice el dicho: “Somos lo que comemos“. Y es que sin duda alguna el grupo de elementos nutritivos que ingerimos por medio de los alimentos nos hace obtener unas condiciones físicas u otras, siendo más óptima o menos en función del grupo de alimentos que escojamos  comer, la cantidad, etc.

Un gran número de elementos son los que influyen dentro de una ingesta calórica,  por lo que  para realizar una dieta equilibrada deberás prestar especial atención a todos ellos, y elaborar distintos platos de comida según tus objetivos, atendiendo a los alimentos de mayor necesidad para ello y la cantidad de los mismos.

Qué comer, cuándo hacerlo y en qué cantidades

Alimentación sana y saludable estándar: Por suerte, contamos con la dieta mediterránea, la más completa del mundo y aquella con una mayor calidad de nutrientes,  con productos tan saludables como el aceite de oliva para la cocina. Gracias a ello, bastará con tomar alimentos típicos de nuestra propia tierra en abundancia para mantener estable nuestro organismo. Evidentemente, siempre hay que respetar algunas pautas como evitar el exceso de grasas, o el consumo de hidratos por la noche.  Además, es positivo que incluyas una gran cantidad de frutas y verduras en tus comidas, ya que son aquellas con un mayor valor nutritivo, y por tanto elementos de gran calidad a tener en cuenta en todas y cada una de tus comidas.

Dieta hipercalórica:  Si buscas aumentar tu peso, deberás comer más. Es lógica pura y dura. Es por esto que deberás comenzar una ingesta hipocalórica: es decir,  ingerir una mayor cantidad de calorías de las que gasta tu organismo diariamente. La mayoría de las personas que siguen este tipo de dietas son aquellas que necesitan aumentar su peso por salud, o deportistas de élite que buscan aumentar su musculatura. Aquí puedes sobrepasarte con casi todos los tipos de alimentos, exceptuando las grasas, claro está.

 

Dieta para adelgazar, lo que todo el mundo busca

Estamos en pleno mes de Enero, el primero tras el paso de las navidades, y todo lo que ello conlleva. Y es que los excesos de estas fechas tan señaladas, con un sinfín de eventos relacionados con comidas o cenas copiosas, acaban pasando factura, motivo por le cual comenzamos a ver cambios físicos en nuestro organismo: grasa focalizada en zonas donde antes no había, etc.

Por esto, es una de las etapas donde  un mayor número de personas decide procurar un cambio en su físico, en pos de una mejoría. Esto, sumado a los propósitos de año nuevo lo hacen una fecha especial, perfecta para comenzar a entrenar o en cambio realizar una dieta para adelgazar.

Dieta para adelgazar

Las bases para conseguir este objetivo son claras: tu ingesta de calorías deberá ser mucho menor al gasto diario de las mismas,  de forma que tu organismo deba de tomar energías directamente de las reservas del mismo, las cuáles como ya todos bien sabréis son las grasas o lípidos.

Una vez asimilado este concepto, se deberá de trabajar con ello en mente, y comenzar a establecer un régimen diario donde primen los alimentos light o bajos en grasas,  y que consigan llenar tu estómago sin necesidad de ingerir una enorme cantidad de comida.

Tus fieles amigos serán, cómo no, las proteínas y los hidratos de carbono, ya que son nutrientes que no se almacenan, y de consumo inmediato por el organismo, haciendo que además de aguantar durante el resto del día pese a la sensación de hambruna en tu organismo, este siga manteniéndose fuerte, y no sólamente eso: si decides acompañar la dieta para adelgazar con un entrenamiento de cualquier índole, este verá potenciado sus resultados gracias a las proteínas, que alimentarán directamente al músculo haciéndole crecer de tamaño y marcándolo más, ganándole terreno a las grasas.